El origen de Grameen se remonta a 1974, cuando el economista y por entonces profesor universitario Muhammad Yunus tuvo una idea brillante: combatir la pobreza, uno de los flagelos más grandes de la humanidad, mediante microcréditos. Este fue el comienzo de Grameen, vocablo que proviene de Bangladesh y significa aldeano. Consiste en un sistema de microcrédito destinado a beneficiar a los más carenciados, con la intención de que puedan desarrollar sus propios proyectos y mejorar su calidad de vida. Así, lo que comenzó siendo un intento de ayuda a algunas familias, creció hasta convertirse en el actual Grameen Bank, una institución microfinanciera radicada en Bangladesh, que otorga pequeños créditos a personas pobres para realizar un microemprendimiento. El éxito fue tal que en 2006 Yunus recibió el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para incentivar el desarrollo social y económico desde abajo.

Hay réplicas de Grameen en más de 100 países. Todas comparten la visión de vivir en un mundo sin pobreza. En Argentina, la representación está a cargo de Fundación Grameen Argentina (FGA), que desde 1999 lleva adelante la misión del Grameen Bank, por quien fue oficialmente reconocida. Sus capacitadores, entrenados en Bangladesh, transmiten y facilitan esta metodología a las distintas Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), instituciones, fundaciones, etc, tanto de nuestro país como de América Latina, interesados en instalar una réplica, con el objetivo de promover el desarrollo local con el microcrédito como principal herramienta. 

FGA es un proyecto ecuménico y apolítico, motivado por los valores de la libertad de elección que tiene cada persona, la perseverancia, el compromiso, la disciplina y el trabajo en equipo. La pobreza como una condición social y no como una condición humana. Y la solidaridad, como el acto de compartir lo que somos y/o tenemos, en condiciones de respeto e igualdad. En estos 17 años de experiencia, más de 40 comunidades fueron atendidas y cerca de 30 mil personas beneficiadas.

En Grameen, el crédito no es sólo una herramienta generadora de ingresos; es un arma poderosa para el cambio social, un medio para que los pobres recuperen su dignidad.

Método Grameen

El crédito se otorga a la persona una vez que logra conformar un grupo de cinco integrantes (en su mayoría son mujeres) del mismo sexo y que no sean familiares. Cada integrante presenta un proyecto individual, independiente del resto. Justamente la metodología se basa en la libertad de elección de cada persona y en la creencia de que todas tienen un sueño y la capacidad para cumplirlo. Ellos mismos saben lo que les gusta, lo que los inspira o lo que saben hacer. El sistema no exige una garantía material sino solidaria, en tanto se basa en la confianza mutua, la responsabilidad, la participación, la creatividad y, fundamentalmente, en la solidaridad. Es decir, los integrantes se van a garantizar entre sí gracias a tres pilares que reemplazan la garantía material: el grupo solidario, la viabilidad de cada proyecto, y el sentido de pertenencia.

Los microcréditos se devuelven a lo largo de 25 semanas en reuniones semanales de asistencia obligatoria que tienen lugar en los Centros de Crédito. El alto porcentaje de recupero (superior al 97%) es la consecuencia de que las/os prestatarias/os mejoran su calidad de vida.

www.grameenarg.org.ar  / www.facebook.com/grameenarg  /  info@grameenarg.org.ar

 

 


COPYRIGHT © 2011-2016 FUNDACION GRAMEEN (ALDEAS) ARGENTINA. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS -

Hosting Baires